Nota de tapa

David, con estilo francés

El mundial de Rusia 2018 está a punto de concluir. El estadio Luzhniki en Moscú cerrará el mayor evento de fútbol este domingo. Francia y Croacia, se verán las caras por sexta vez en su historia. Conocimos en profundidad el estilo francés cuando un campeón de 1998 se puso el manto sagrado. El paso de Trezeguet por River retratado en la Revista 1986.


David Trezeguet fue tapa de la Revista 1986 en dos oportunidades. El número 3, del mes de Enero de 2012 fue ilustrado con una foto que plasmaba una mirada intrigante del jugador. El título de la portada era: “El misterio Trezeguet”. En aquel momento su llegada a River generaba mucha expectativa. Nadie sabía cómo estaba física y futbolísticamente el hombre que había resignado los millones árabes para venir a cumplir su sueño gallina. En aquella crónica, el colega Sebastián Srur daba su anticipada opinión sobre el delantero francoargentino. Hacía referencia a las versiones que llegaban desde Europa sobre una posible lesión mal curada: ¡David yo te voy a esperar!, y el que espera esconde una esperanza. El avasallamiento ofensivo de River, a veces atolondrado, puede sentarle perfectamente”, opinaba uno de los cronistas que más conoce del mundo River. En la misma columna de opinión Srur lo describía como: “un jugador con mirada asesina de gol, posición corporal de goleador y ansias de triunfo”. En aquel recordado número otro colega, el francés Guy Roger del diario parisino L`Equipe sostenía que: “David no está para jugar un partido completo. Sus lesiones le van a pasar factura”. Su texto cerraba con una reflexión: El nombre de River inspira mucho respeto, espero que David pueda entender esto”.

“Son 190 centímetros de un pura sangre, un torbellino de potencia”.

Casi como en una prolija partitura, la popular web Wikipedia lo señala como una escultura de mármol blanco de 5,17 metros de altura realizada por Miguel Ángel Buonarroti entre 1501 y 1504. Aquella obra había sido un encargo especial de la Opera del Duomo,   la Catedral de Santa María del Fiore de Florencia. La escultura representa al bíblico Rey David en el momento previo a enfrentarse con Goliat. Es una de las obras maestras del Renacimiento, y una de las esculturas más famosas del mundo. 476 años pasaron de aquel 1501 y en Ruan, Francia, abría sus ojos al mundo David Sergio Trezeguet. No mide 5,17 metros pero en más de una oportunidad voló por el aire unos cuantos metros para cabecear al gol en alguna cancha europea. Son 190 centímetros de un pura sangre, un torbellino de potencia. Según los registros de sus fans más fieles, hasta octubre de 2010 Trezeguet jugó 519 partidos y marcó la friolera de 268 goles. Un promedio letal de 0,52 por partido.

“Un jugador con mirada asesina de gol”.

El David de Miguel Ángel actualmente se expone en la galería de la Academia de Florencia, aunque hasta 1910 estuvo ubicado en la  Plaza de la Señoría de la capital toscana; desde entonces en su lugar se erige una copia de la obra a tamaño real realizada también en mármol. El David de River logró entrar en el corazón millonario con la fuerza fugaz de un torbellino: su paso fue efímero pero intenso. Este David también habla italiano como el de Miguel Ángel. También vivió en las redes de Turín una década y se lució al lado de Alex Del Piero, entre otros genios del fútbol. Son varios los testigos que afirman haberlo escuchado cantar canciones de cancha a favor del Millo mientras se bañaban en el vestuario de la Juve, y siempre lo hacía junto a su amigo y compañero de juego, Mauro Camoranessi. “Gallina resultó ser”, se enojaba alguno que entendía los códigos de los hinchas argentinos.

El cuerpo del David de Miguel Ángel es el de un hombre musculoso, marcado en cada rincón. La cabeza mira hacia su izquierda, manteniendo los ojos fijos en su objetivo, con el ceño fruncido. El rostro evidencia una tensión contenida que marca una mueca de odio y las aletas de la nariz bastante abiertas. Su mirada da a entender que  tomó la decisión de atacar, pero aún no ha comenzado el combate.

La descripción bien podría ajustarse al retrato de Trezeguet mirando al árbitro para que arranque de una vez el ansiado partido de aquel debut en River.

 

*Podes conseguir las ediciones de colección en la #Tienda86.

-El misterio Trezeguet #3

-David #7

Ver más

Entradas relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mirá tambien:

Close