medio

Simplemente Nahuel

River vendió a Saracchi pero decidió no traer un refuerzo para el lateral izquierdo. El hijo del Muñeco fue convocado a la pretemporada y pide pista. Integrante de la gloriosa categoría ’98, quiere hacer su historia sin que pese el apellido.

En la División Reserva, dirigida por Facundo Villalba, pide pista Nahuel Gallardo. El juvenil, hijo del DT de la primera, Marcelo, sigue sumando minutos y ya hasta le tocó entrenarse con la primera en algunas oportunidades.

Nahuel llegó al fútbol amateur de River en 2011, ingresando en la categoría novena de la mano de Ricardo Lazabal. Fue parte de la tan histórica como célebre categoría ’98. Dirigidos por Pablo Lavallén fueron la categoría más destacada de River durante los años 2013 y 2014, en la que se consagraron Bicampeones tanto en 7ma como en 8va. También estaban en el plantel otros dos jugadores hijos de ex futbolistas: Gianluca Simeone (hijo de Diego) y Mauro Burruchaga (hijo de Jorge). Si bien es lateral, Nahuel cuenta de su adaptabilidad a otras posiciones: “Puedo jugar de lateral o marcador central, también más adelantado, sin problema”. También cuenta sobre los consejos que le da el Muñe: “Siempre me corrige los errores, por ahí me caliento pero me hace bien escucharlo. Escuchando se aprende. Él sabe más que nadie”, comentó en un contacto con Revista 1986.

“Se lo que significa este club, lo que hay que dar. Hay que ganar muchas cosas, así te lo pide el club”.

En 2014, le tocó ser “alcanzapelotas” de los partidos de primera y se ubicó sobre el lateral que da a la tribuna San Martín, justo al lado del banco de suplentes en el que estaba su padre Marcelo. Claro, no pasó inadvertido. Además de gritar los goles como un hincha más (vale aclarar que es fanático del Millo), hasta se animó a saltarse el cartel publicitario y abrazarse con el padre en pleno festejo. En el partido contra Defensa y Justicia, en el Monumental, las cámaras de TV engancharon una situación poco habitual. Cómo en el living de casa, Marcelo se acercó a retar a Nahuel en medio del partido. El joven, con pelota en mano parecía estar indicándole al padre que estaba haciendo lo correcto con la entrega de los balones. Nada grave, pero una situación llamativa y graciosa en el serio ambiente futbolero.

Para Noviembre de aquel año, tras el fallecimiento de su abuela materna y con River venciendo a Boca en la semifinal de la Copa Sudamericana, Nahuel bancó públicamente al Muñe: “Hay que abrazarlo y apoyarlo porque se las banca todas. Te amo un montonazo, viejo. Gracias por esta alegría. Vamos por todo, esto es River, es una cosa de locos”,comentó. Emocionado, también recordó a su abuela Ana María: “No fue una semana muy linda lamentablemente; mi abuela nos dio esta alegría desde el cielo”, cerró.

Llegó el turno de River de disputar el Mundial de Clubes en Japón y Nahuel fue entrevistado para saber si acompañaría al padre en la aventura del pueblo riverplatense y él mostró una duda insólita: “Estoy muy ansioso como todos los hinchas de River, quiero estar en la cancha viendo al equipo. La confianza es plena. Creo que el domingo a la tarde viajo con mis dos hermanos y mi mamá”contó. El cronista se sorprendió: “¿Creo?”le contestó, y la respuesta fue concreta: “Terminé el secundario y me quedaron tres materias para rendir. Espero cumplir, si no el viejo no tiene muchas ganas de que viaje. Doy una el viernes y viajo”, confesó. Es así, el Muñeco es exigente dentro y fuera de la cancha. Además es una gran enseñanza para su hijo en cuanto a las responsabilidades y las ventajas de estudiar y formarse no sólo futbolísticamente.

 

NAHUEL. Fue el protagonista de la sección Pibes del #61 de Revista 1986, abril 2017

 

Gallardo iba a viajar con el resto del plantel de reserva a disputar la Chivas Cup a principios de 2016. Sin embargo, sufrió una apendicitis que lo obligó a ser operado de urgencia. Poco tiempo después le llegó el turno del debut en Reserva. Fue el 20 de marzo ante Banfield en el predio de Ezeiza. Nahuel fue titular ocupando el lateral izquierdo con la N°3 en la espalda y ese día River formó con: Maximiliano Velazco; Pablo Carreras, Kevin Sibille, Franco Federico, Nahuel Gallardo; Exequiel Palacios, Joaquín Arzura; Franco López, Tomás Andrade, Nicolás Godoy; Nicolás Franco. El partido terminó 2-2 y los goles del Millo los marcaron Nicolás Franco y Tomás Andrade. Tras el debut contó cómo vivó la previa: “Me enteré en la semana que iba a a jugar y lo esperé con ansiedad. Luigi me trató de dar confianza, siempre trata de apoyarme”, tiró. Luego, no perdió oportunidad para demostrar cuanto sabe sobre estar en River: “Se lo que significa este club, lo que hay que dar. Hay que ganar muchas cosas, así te lo pide el club”, cerró.

“Siempre me corrige los errores, por ahí me caliento pero me hace bien escucharlo. Escuchando se aprende. Él sabe más que nadie”

El 10 de Agosto de 2016 le llegó la primera chance y el cuerpo técnico de primera lo convocó, junto a otros juveniles, para formar parte del entrenamiento del plantel superior. Nahuel estuvo metidísimo y demostrando el “temperamento Gallardo” para no tomarse nada a la ligera. Otra chance llegó el primero de Marzo de 2017. Con Luis Olivera lesionado y Franco Medina disputando amistosos con la Reserva, Nahuel fue subido a primera para la práctica de fútbol. Integró la formación suplente, compartiendo la defensa con Camilo Mayada, Arturo Mina y Luciano Lollo. Finalmente, el 28 de octubre de 2017 tuvo su debut en la primera del millonario. Su actuación fue aceptable pero el partido un pesadilla: River perdió 4 a 0 con Talleres de Córdoba. Ni bien terminó el encuentro, la prensa se fue sobre Nahuel que mostrando su personalidad declaró: “Me voy contento por el debut, pero triste porque quería que ganara mi equipo”. Un Gallardo auténtico.

*Informe publicado por Damián Eiberman y actualizado por el equipo de Revista 1986.

Ver más

Entradas relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mirá tambien:

Close