Hablemos de fútbolmedio

Hijos de la casa

Matías Biscay, Hernán Buján y César Zinelli no son unos integrantes más del cuerpo técnico de Gallardo, lo conocen desde Inferiores y, al igual que Napoleón, se criaron en River, club por el cual tienen un profundo amor. Por eso, contamos la historia de estos tres ex jugadores que volvieron a donde todo empezó.

Por Leandro Vaquila (@Leanjv)

Marcelo Gallardo ha demostrado en River que no es ningún improvisado a la hora de elegir jugadores, los casos de Pisculichi, Alario, Quintero y Borré lo comprueban. Por eso, la elección de su cuerpo técnico, su círculo íntimo de trabajo, no ha sido algo de menor importancia para Napoleón. Matías Biscay, Hernán Buján y César Zinelli, son la base de equipo de trabajo, que se distingue por una particularidad frente al resto, su identificación y conocimiento del club. Son hijos de la casa. Se han criado con la banda roja en el pecho, ambos son categoría 1974, dos años mayores que el Muñeco, con quien compartieron plantel en la Reserva de Alejandro Sabella entre 1991 y 1994. A su modo, estos tres ex jugadores han vuelto a donde siempre quisieron volver y de donde nunca se quisieron ir. Pero Gallardo, como es con sus jugadores, no solo se ha basado en su amistad para elegirlos, sino en que confía en su capacidad y en lo que le dan en cada entrenamiento y partido, que ya con los resultados de estos cinco años ha sido más que comprobado.

Los hijos de la casa en Reserva de River. Sabella, el DT. Biscay y Buján, abajo a la izquierda. Gallardo inconfundible. Foto: Palito Haliaz.

 

– – –

MATÍAS BISCAY (a) Willy

Fecha de nacimiento: 5 de marzo 1974

Posición como futbolista: defensor central o volante central.

Puesto: primer ayudante de Gallardo.

Clubes como jugador: River Plate, Huracán, Lugano (Suiza) y Compostela (España).

Como técnico: Nacional y River.

El primer ayudante de Gallardo ingresó a las Inferiores del Más Grande a los ocho años para ser parte de la categoría 74, donde mayormente, jugaba como defensor central y llegó a ser capitán. Debutó oficialmente en River frente a Belgrano en el Apertura 1995. Ese partido jugó de volante central, y en medios como El Gráfico lo dieron como figura. En total disputó 7 partidos con La Banda para luego seguir su carrera en Huracán. Si bien con el Muñeco se conocían de Inferiores, su amistad se consolidó cuando Marcelo se mudó a la vuelta de su casa en Olivos y se reunían con frecuencia. Fue el mismo Gallardo, ya en su última etapa como jugador de River, quien le propuso a Biscay que lo acompañara a hacer el curso de técnico en la sede de Platense. Luego, Napoleón siguió su carrera en Nacional y Biscay dejó el fútbol para dedicarse a tener locales de bijouterie en España. Cuando tocó la posibilidad de dirigir el club uruguayo, Matías tardó solo un día en arreglar todos sus compromisos y volver para acompañar a su gran amigo. Actualmente, es quien acompaña en el banco de suplentes y lo reemplaza cuando hay algún impedimento, que imposibilita que el técnico esté en el campo de juego, como ocurrió en la final de la Libertadores 2015 y 2018. En la semana se ocupa de planificar junto a Gallardo los entrenamientos y analizar a los rivales: “A mí me gusta mucho mirar entrenamientos, entonces leo libros, pregunto y buscó en Internet: desde algunos ejercicios de Menotti del 78 a entrenamientos de Guardiola, siempre modificándolo a nuestra necesidad y características”.

– – –

 

HERNÁN BUJÁN (a) El Pollo

Fecha de nacimiento: 5 de diciembre 1974

Posición como futbolista: volante.

Puesto: segundo ayudante de Gallardo.

Clubes como jugador: River Plate, All Boys, Los Andes, Instituto, Talleres, Huracán, Monarcas, León (México), Olimpo, Tiro Federal, Godoy Cruz, Independiente Rivadavia y Unión de Santa Fe.

Técnico: Infantiles de River 2010-11, Nacional y River.

El segundo ayudante de Napoleón se crió en River desde los seis años, cuando por sorpresa su papá lo llevó a una prueba para quedar en las Inferiores en 1981. Como jugador del Millonario, Buján fue un volante que estuvo 15 años en el club, pero sólo pudo jugar 14 minutos oficiales. Conoció a Gallardo en esos viajes al Monumental en el colectivo número 28, además de ser dos categorías más grande y jugar juntos en la Reserva. Formó una amistad que empezó con Marcelo quedándose a dormir en su casa y siguió cuando el actual técnico de River se compró su primer auto y lo pasaba a buscar para ir a entrenar por Villa Devoto. Esta relación siguió más allá del club y los años, clara muestra de esto es una charla que revela el Pollo en 2010, cuando el Muñeco estaba a punto de incorporarse a Nacional como jugador: “Una vez, comiendo un asado los tres, Marcelo nos dijo a Matías (Biscay) y a mí que su idea era proyectarse como entrenador y que pretendía hacerlo con amigos. Que más allá de la capacidad que teníamos, aspiraba a disfrutar el día a día. Y con gente de confianza, con lo importante que es en este ambiente sentir la espalda cubierta”. Actualmente, Buján es el segundo ayudante del cuerpo técnico quien se ubica en los partidos de local en el palco 19 de la San Martín media, comunicado con el videoanalista Nahuel Hidalgo que filma desde la Belgrano alta. Así, por medio de su ubicación y una tablet, que le repite la jugada que quiera, tiene una vista distinta del partido y se comunica con Biscay por handy para informarle los detalles que observa.

– – –

 

CÉSAR ZINELLI

Fecha de nacimiento: 26 de enero 1974

Posición como futbolista: arquero.

Puesto: preparador físico auxiliar y entrenador de arqueros auxiliar.

Clubes como jugador: River Plate, All Boys, Atlanta, Deportivo Morón, Platense y Colegiales.

Como técnico: Inferiores de Platense, All Boys y River.

El comodín del cuerpo técnico llegó a River con 11 años, donde fue el arquero titular de su categoría en todas las Divisiones Inferiores. Todos esos años compartió división con Biscay y Buján. Recién en Reserva compartió más tiempo con Gallardo. Pero, como también le pasó a Biscay, lo suspendieron por dos años por un partido amistoso con la Sub-20 de Colombia, en donde se armó una trifulca y terminó preso por un día. Al ser arquero no tuvo muchas posibilidades en el club cuando pasó su sanción, así que tuvo que marcharse sin haber debutado oficialmente y seguir su carrera por clubes de ascenso. Se formó como preparador físico e hizo el curso de técnico en River mientras sumó experiencia como técnico en las Inferiores de Platense y como entrenador de arqueros en All Boys. Se unió al cuerpo técnico de Gallardo cuando éste asumió en El Más Grande. En principio, se lo presentó como segundo preparador físico, pero sus tareas pueden ser varias: ser el espía para el próximo rival, ayudar con el videoanálisis, aportar para los trabajos de los arqueros o quedar a cargo del entrenamiento de los jugadores que se quedan en Buenos Aires cuando el equipo juega en el exterior.  “Somos un grupo muy particular, con una cosa en común: somos curiosos, tenemos sensibilidad, fuera del fútbol, nos gusta la música, lectura. La sobre mesas en la concentración son maravillosas”, cuenta Zinelli. Y en especial sobre el Mister, como le dicen a Gallardo sus laderos, contó: “Marcelo sabe escuchar. ‘Él que habla poco, se equivoca poco’, es una de sus frases cabeceras”.

*Nota publicada en el #77 de Revista 1986. Podes conseguir las ediciones anteriores de las revista en la Tienda1986.

 

Ver más

Entradas relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *