Nota de tapa

Goles en La Boca (I): Ramón Díaz y una tarde soñada

En la previa del Superclásico, la 1986 se reunió con jugadores que quedaron en la historia por sus goles en La Boca. En 1980 fue la tarde del Pelado Díaz.

Cuando el grabador se prende, Ramón Díaz responde a todo pero más se entusiasma cuando le toca recordar los partidos en los que River logró victorias históricas en la cancha de Boca. En este sentido, El Pelado escribió varios capítulos de la historia reciente. Primero, como jugador y después, como técnico. A pocos días de un nuevo Superclásico, repasamos el archivo junto al actual técnico millonario.

El 2 de marzo de 1980, se produjo una terrible goleada de River. Fue en la cuarta fecha del Metropolitano cuando le metimos cinco goles a Boca en La Bombonera. El partido terminó 5 a 2 con dos goles de Ramón Díaz, dos de Carrasco y otro de Oscar Ortiz. “Nunca me voy a olvidar de aquel partido. De aquellos goles. La gente nunca se olvida de los triunfos en la cancha de Boca. Fue glorioso. No me pidan que me acuerde de los detalles porque pasaron 33 años y hay cosas que se me borraron. Pero qué alegría por Dios. Yo era un pibe, tenía apenas 20 años e hice dos goles. Ojalá que podamos repetir un triunfo así el 5 de mayo. Sería una alegría enorme”, le cuenta Ramón a la Revista 1986.

“La gente nunca se olvida de los triunfos en la cancha de Boca. Fue glorioso”.

Pero la historia no termina ahí. El 10 de marzo de 2002 se produjo otro de los hitos más importantes de la historia. River volvió a ganar en la Bombonera luego de 7 años y 9 meses sin triunfos como visitante. Ramón estaba en el banco de suplentes como técnico de River. Fue el lapidario 3 a 0 con goles de Cambiasso, Coudet y el de “vaselina” de Rojas. “Fue un gran triunfo. Hicimos un partidazo ese día. Fue una victoria que no se puede olvidar jamás. Lo de Rojas fue increíble. En ese estadio y jugando con los primos. Hizo una jugada notable. Una definición de locos por parte de Ricardo y terminamos festejando todos juntos. Qué lindo”, contó Ramón con los recuerdos mucho más frescos que los de su época de jugador.

Ver más

Entradas relacionadas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *